¿Cómo sé si estoy avanzando en terapia?

Ago 26, 2021

Cuando decides empezar el maravilloso camino de escucharte de forma consciente, haciendo trabajo de introspección y atendiendo tu mundo interior al hacer terapia de forma sostenida en el tiempo, vas a notar que:

  • Eres capaz de escucharte con atención a ti misma y de asumir tu responsabilidad en los diferentes sucesos de la vida. ¿Qué quiere decir esto? Que eres capaz de reconocer cuando heriste a alguien o de identificar cuando alguien lo ha hecho sin que tú tengas nada que ver en eso, por ejemplo. 
  • Puede que sientas intensamente muchas emociones -hasta las que te llevaron a consulta, de hecho- pero ahora eres capaz no solo de reconocerlas si no  también de leer el mensaje que te traen, por ejemplo: el enojo me dice que estoy cansada, que quizá he dicho demasiados SÍ y he traspasado mis límites.
  • Vas identificando palabras, frases, oraciones, rituales y/o herramientas que te ayudan a volver a la calma cuando las cosas en tu vida se desbordan y haces todo lo posible por aplicarlas en tu día a día.
  • Vas sintiendo mayor empatía por las imperfecciones de los demás, sin embargo, a su vez también vas siendo capaz de alejarte con decisión de las personas que te hacen daño -aunque entiendas por qué hacen lo que hacen y entiendas que son tan imperfectas como tú-. Comprendes finalmente que la empatía, la comprensión o la compasión no son razones ni excusas para dejar que otros toquen tus terrenos prohibidos.
  • Reconoces que hay partes de ti que, más que cambiarlas, necesitas aprender a abrazarlas. Que hay miedos que, en lugar de atravesar, es importante escuchar e interpretar y límites, que más que negociar, es clave aprender a respetar.
  • Aprendes a entender que el mundo está lleno de diferencias con todo lo que ellas te pueden llegar a generar. Paras el afán de querer que todo sea como TÚ quieres.
  • Entiendes que tu terapeuta es tu acompañante y no tu mag@, ni dueñ@ de tus cambios o de tu vida. Asumes la responsabilidad de tu proceso por mucho que confíes, valores o creas en esa persona que has escogido para darte la mano en tu proceso interno.
  • Te importa un poquito menos el qué dirán o al menos la preocupación por lo que piensan los demás se te pasa mas rapido o no te paraliza en las decisiones más importantes de tu vida o esas que ponen en juego tus deseos más genuinos y auténticos.
  • Nombras tus cualidades y tus defectos con mayor claridad y menos dolor.

Aprendes a aceptar cada dia mas que no eres ni serás perfecta, que la vida está llena de procesos y que además nadie fuera de ti ni es perfecto ni tiene todo bajo control (aunque parezca en las fotos de Instagram que si), es decir que no solo te bajas de un altar a ti misma si no que también bajas a los demás: estamos tod@s viviendo y aprendiendo en esta vida y cuán liberador puede ser reconocer esto.

Si quieres seguir profundizando al respecto, en este post te conté más. 

Si aún no has hecho terapia y estás pensando en iniciar este viaje interno, puede solicitar el pack de consultas alma de su preferencia desde cualquier parte del mundo: CLIC

Sobre Mi